martes, 5 de abril de 2011

Hacer filosofía: abordar el color



Van Gogh - Noche Estrellada
En el fragmento de El abecedario de Gilles Deleuze (que pueden ver en la página Recursos), Deleuze responde de un modo comparativo ante la pregunta sobre la historia de la filosofía. Hay una diferencia entre hacer "historia de la filosofía" y hacer "filosofía". Esa diferencia es explicada a partir de la pintura. Entonces menciona que Van Gogh o Gauguin tardaron mucho tiempo en animarse a abordar el color, ese color que hoy conocemos de sus pinturas y que nos estremece por sus intensidades. Hacer filosofía es un animarse a abordar el color. Pero para hacer filosofía, antes se debe comenzar por hacer historia de la filosofía, es decir, preguntarse por los conceptos que crearon otros filósofos (por ejemplo el concepto de Platón de "Idea"), preguntarse por el problema que hizo surgir esos conceptos, que tienen que ver con una sociedad y un momento determinados.

Abordar el color en filosofía es ir un poco más allá de la pregunta por qué es tal o cual concepto para tal o cual filósofo. Abordar el color en filosofía es cumplir con su función: la de crear conceptos y la de plantear problemas. Lo cual nos muestra una filosofía que no es abstracta, sino que responde a una realidad determinada, a un contexto, a una situación y a unos problemas. Por esto, Deleuze también se ríe de la idea de un "fin" de la filosofía. No habrá un final de la filosofía en la medida en que cada vez se plantean nuevos problemas que necesitan de nuevos conceptos para ser pensados. Hay, según Deleuze, un devenir del pensamiento, no pensamos de la misma manera que antes, ni pensaremos de la misma manera en otro momento. Y he ahí también la importancia fundamental de la filosofía: no tanto la de responder a preguntas (preguntas complicadas, preguntas abstractas...) sino la de poder plantear problemas. No tanto atender a si algo es verdadero o falso, sino a encontrarle o darle un sentido. En tanto no planteamos problemas, estamos adormilados, cómodos y acomodados, quietos, dejando que las cosas pasen sin un juicio sobre ellas. La filosofía, en este sentido, nos inquieta, nos incomoda. Por eso la filosofía, para Deleuze, se dirige a los no-filósofos. En la misma medida que lo hace la ciencia o el arte. Disfrutamos de la música sin ser músicos. De la misma manera, la filosofía se dirige a los no-filósofos y pide, al mismo tiempo, una lectura no-filosófica. Una lectura prefilosófica. En nuestro curso, haremos historia de la filosofía, para que, en algún momento, puedan ingresar al mundo de la filosofía, desde su carrera, desdes sus prácticas, desde sus inquietudes.

[En la página Recursos encontrarán una entrevista a Gilles Deleuze, El abecedario, (el fragmento es de la letra "H" de Historia de la Filosofía)].

7 comentarios:

Anónimo dijo...

si bien en nuestra carrera no estudiamos para ser filósofos, esta sumamente relacionada con la filosofía, muchas veces pensamos que los filósofos contienen la respuestas a todas las preguntas, por eso mismo tenemos como el temor a opinar o a formular nuevas inquietudes sin ir mas lejos se da en en ámbito de las clases, desde mi punto de vista solo hay que animarse

Anónimo dijo...

Muy bueno este texto, pero me siento muy poco ingeniosa por decirlo así.. Porque me tome un instante para pensar que problemas podríamos llegar a tener pero son muy obvios o yo estoy pensando tan influida por mi entorno que veo problemas muy comunes.

Hoy con el profesor Rossi estuvimos analizando la alegoría de la caverna, me pareció fantástico las comparaciones,por ejemplo:
La caverna, el mundo.
Los hombres encerrados, nosotros mismos, la población.
El fuego, nuestro conocimiento.

En fin, lo que quería expresar que como uno de esos hombres encerrados, salio a la luz y pudo ver en realidad un mundo hermoso, a mi me gustaría poder hacer lo mismo, desprejuiciarme, conocer, y poder a llegar a plantear un problema.

Espero que durante el cursado o el estudio de la materia pueda animarme.

Saludos, Sol.

Silvana Vignale dijo...

Son tan obvios los problemas como para no nombrarlos? Cuidado! A veces por no nombrarlos, no los pensamos! Si son comunes, mejor, se trata de esos problemas comunes los que nos permiten hacer un diagnóstico del presente, determinar quiénes somos en este momento, en esta sociedad, en esta coyuntura política... Salir a la luz o hundirse en las profundidades! Nietzsche decía que debemos tener caos dentro de sí para poder dar a luz una estrella danzarina! Los filósofos no tenemos respuestas! Tal vez sea que nos animamos a preguntar.

Anónimo dijo...

Buenos días!!! :) solamente escribo para agradecerles por darnos tanto material, ya que nos sirve ahora, para comprender mejor, y nos servirá a la hora de preparar la materia.
A través de este blog, demuestran su vocación de verdaderos profesores, ya que podría no importarles y solamente ir a dictarnos la clase.
Tomarse la molestia de crear un blog, estar permanentemente buscando textos,vídeos,respondiendo todo cuestionamiento que les hagamos, buscando otros modos más didácticos para que no se nos haga tan pesado estudiar filosofía y, como también, para consolidar cada clase y conocimientos dados. Por todo esto es que les agradezco personalmente todo el esfuerzo que hacen, con el objetivo de alimentar nuestra cultura, de ayudarnos a comprender mejor las cosas.
Son muy pocos los profesores como ustedes que verdaderamente tienen GANAS y LA VOCACIÓN DE ENSEÑAR.
Y en verdad;
¡¡¡Muchísimas Gracias!!!

Totalmente anónimo.

Anónimo dijo...

Estoy en primer año y sinceramente antes quiero felicitar y mas que eso agradecer por este espacio en el que nos permiten expresarnos algo que hoy en dia a los jovenes nos cuesta y mucho, eso de decir mi opinion, mi punto de vista respecto a algun tema, que tal vez contradice a lo que piensan los demas ..

Con respecto al texto, lei Deleuze, y considero que no estoy viviendo en una generacion "pensante" o que de sus propios criterios y tome posturas frente a algo ya sea politica, religion, actitudes..

Menos aun vamos a originar un pregunta y un problema al cual debemos responder por nuestros propios medios e intereses!

hay qe hacer de alguna manera qe la juventud tenga ganas , aunq suene tonto, de encontrarse con problemas y hacerse preguntas y formar un criterio qe nos identifique y pararse en una postura que nos guie en la vida, en nuestras acciones..

besitos, lu.

Ailín Marina dijo...

Estoy de acuerdo con usted profe con respecto a que mientras mas obvio son los problemas nos acostumbramos a verlos como parte del paisaje en que vivimos, y no debería ser así. Creo que es necesario plantearse preguntas y problemas, pero ¿Deberíamos quedarnos sólo en esa etapa? Yo pienso que hay que mantener la vida en perspectiva de manera tal de poder transformarla aunque sea mínimamente.
Saludos!!!! Ailín G.

Vicky Garbuio dijo...

El texto esta muy bueno !
Por mas que parezca fácil, es muy difícil hacer filosofía para mi, los problemas comunes con los que vivimos son losque mas arruinan todo, pero son problemas obvios, problemas qe ya estan dichos, y los veniamos acarriando hace mucho tiempo, como dice Ailín los vemos como parte del paisaje, pero no creo que es porque nos acostumbremos o no queramos solucionarlos sino porque en toda una sociedad porque un grupo mínimo trate si el resto no ayuda o no esta de acuerdo resulta muy difícil y mucho mas dificil seguir luchando para mejorarlos.
Y esta muy bueno pensar y de ahi poder llegar a formular algun problema pero muchas veces con esas cosas es hasta peor pensar porque es muy fea la sensación de ser conciente de algo y no poder solucionarlo, mejorarlo o hacer algo para qe se modifique...