miércoles, 13 de abril de 2011

Acerca de la vida y la muerte como problema filosóficos


La muerte de Sócrates de Jacques Louis David

Sócrates (470 -399 aC), maestro de Platón, fue condenado a muerte, acusado de pervertir con sus ideas a los jóvenes. Antes de beber la cicuta, leemos en el Fedón (de Platón) que dice:



“La muerte es una de estas dos cosas: o bien el que está muerto no es nada ni tiene sensación de nada, o bien, según dice, la muerte es precisamente una transformación, un cambio de morada para el alma de aquí a otro lugar. Si es una ausencia de sensación y un sueño, como cuando se duerme sin soñar, la muerte sería una ganancia maravillosa…pero ya es hora de marcharnos, yo a morir, vosotros a vivir. Quién de nosotros se dirige a una situación mejor es algo oculto para todos, excepto para el dios”.
Por otro lado Epicuro (341-270 aC), decía:

“La muerte no es real ni para los vivos ni para los muertos, ya que está lejos de los primeros y, cuando se acerca a los segundos, éstos han desaparecido ya. A persa de ello, la mayoría de la gente unas veces rehúye a la muerte viéndola como el mayor de los males, y otros la invocan para remedio de las desgracias de la vida. El sabio por su parte, ni desea la vida, ni rehúye el dejarla, porque para él vivir no es un mal, ni considera que lo sea  la muerte. y así como entre los alimentos no escoge los más abundantes, sino los más agradables, del mismo modo disfruta no del tiempo más largo, sino del más intenso en placer”.


¿A cuál de estas posturas adhieren, y por qué?
[No olviden que en la página "OTRAS LECTURAS" se encontrarán con: -Un fragmento de un capítulo de CARPIO, Principios de Filosofía, sobre la filosofía de Platón. - La alegoría de la caverna de Platón (La República). -El mito del carro alado (Fedro)].

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Coincido en cierto modo con las dos argumentaciones. Tanto con Socrates porque lo que haya después de la muerte es algo oculto, algo que nadie puede decir con exactitud que se encuentra. Sin embargo pueden haber dos cosas la nada o una transformación. Y con Epicuro coincido en el sentido que hay muchas personas que desean la muerte que para ellos no es grato vivir. Pero también hay personas que le temen por lo mismo que dije anteriormente porque nadie sabe que hay después de ella.
Vivir como sabios seria la mejor opción que podríamos elegir. Vivir el día a día. Sin importar que hay despues.
Emilia Urraco
Comisión D

Ornella Guarnieri dijo...

Con respecto a la muerte ambos autores destacan que es algo desconocido para todo ser humano por el hecho de que es imposible morir y revivir para contar la historia. Al ser algo misterioso, se relaciona con algo malo, un "castigo". La realidad es que no sabemos exactamente lo que sucede después de lo que nosotros llamamos "vida".
¿existirá otra nueva vida?
¿reencarnaremos?
¿iremos al cielo?
¿nos sumergiremos en un sueño eterno?
Creo que cada uno puede elegir en que creer, ya sean creencias religiosas o no.
En cuanto a lo que expresan estos dos filósofos, me gustan ambas reflexiones, pero me adhiero más a la de Epicurio, cuando dice que el sabio DISFRUTA de lo más intenso en placer, aquello que nos resulta mas agradable. Si uno aprende a apreciar lo que tiene, a disfrutarlo y no se amarga por lo que no tiene, se puede decir que vive feliz. Lo mismo opino de lo que se desconoce, ¿por qué amargarse al pensar en la muerte cuando en realidad no sabemos qué es? Cuando la muerte llega, lo único que importa es lo que uno vivió plena e intensamente.

Silvana Vignale dijo...

¿Y qué es vivir como sabios? ¿vivir el día a día? ¿o prepararse para la muerte? (no lo digo como cosas que se excluyan, simplemente pregunto...)

Paula dijo...

yo tomo la vida como Socrates, ahora me planteo q es vivir? alguien q no aprecia las cosas hermosas de cada dia, q se sumerge en la soledad y la monotonia, esta vivo?

Vicky Garbuio dijo...

Yo creo que los dos tienen algo que rescatar sobre la muerte, coinsido con los dos.. Con Sócrates, porque nosostros no podemos saber que hay despues, yo mas allá de mis creencias religiosas creo que hay una transformación y algo mejor, por lo que creo que no hay que tenerle miedo, pero sin duda esta mas allá de nosotros, pero él dice que se dirige a una situación mejor, es oculto para todos.. Y con Epicurio coincido en el hecho de que deberíamos vivir cada día intensamente, cada dia como si fuera el último, o como dice el dicho ¨vivir pensando y proyectanco como si fuesemos a vivir toda la vida, pero actuar como si fuesemos a morir mañana¨. Y con lo que dice al principio es depende, hay muchas personas que no conocen la muerte pero si saben cuanod esta por llegar el dia de conocerla.
Es verdad que cuanod estamos vivos la vemos como algo muy lejano y cuando nos morimos ya no podemos verla porque ya nos paso por encima, pero muchas personas LA SIENTEN.

Y con respecto a su pregunta profe; para mi vivir como sabios es eso, disfrutar el dia como si fuese el ultimo, no postergando las cosas y eso lleva estar preparado para la muerte, porque si hacemos las cosas que de verdad queremos en el dia, decimos lo que sentimos, vivimos sin deudas con nada ni pensando al final del dia ¨hu hoy deberia haber hecho tal cosa¨ cuando llega el dia de pasar a ese lugar oculto a nuestros ojos PODEMOS IRNOS EN PAZ.

(no me refiero a deuda a algo economico ni nada de eso claro)

Anónimo dijo...

Coincido en parte con las dos posturas, es verdad que más allá de la muerte es algo oculto y que no conocemos, aunque pienso que debe ser maravilloso también..se que hay un Dios que lo tiene todo preparado para cada ser,luego de la vida.
Una vida que se trata de vivirla como sabios, en el sentido de DISFRUTAR cada momento como único, cada etapa que transitamos de la mejor manera posible..También tratar de preparar el camino para aceptar errores y caidad que nos suceden a diario, de las que seguramente podamos aprender y corregir.
Una frase que me gusta mucho: "No hay mejor momento para ser Felices que ahora mismo"..
Paula Sanchez

Anónimo dijo...

Coincido en parte con ambos filósofos. Con respecto a Sócrates pienso que, ciertamente la mayor parte de las personas tememos a lo desconocido, y al ser la muerte es algo oculto para nosotros, nos crea un cierto rechazo, o la vemos como un mal, a pesar de no saber con exactitud que sucede cuando morimos. Es triste admitir también que para muchas personas morir, representa ese remedio de las desgracias de la vida como lo llama Epicuro y lo ideal sería que esas personas "desgraciadas" por decirlo de alguna manera, pudieran ver la vida como un día a día, pensando en que los infortunios no son constantes si no que pueden cambiar, y disfrutando de los momentos placenteros, ya sean cortos o largos. A veces muchas personas se quejan de su situación, hasta que ven la forma de vida difícil que llevan a cabo otras personas, y solo así, pueden valorar lo que tienen, yo por mi parte creo que no hace falta compararse para darnos cuenta de lo que poseemos.
Sería bueno que pudiéramos pensar o al menos considerar la muerte como lo hacen ambos filósofos, sin querer huir de ella, ni valorándola como algo maligno, sino aceptándola como aceptamos vivir; sin importar si esta es un sueño eterno, o una transformación que llevará a nuestra alma hacia otro lugar, ya que bien sabemos, es un misterio para nosotros.
Sofía Calvo.

Anónimo dijo...

Si bien coincido con la postura de Sócrates cuando plantea que ninguno de nosotros sabe qué es lo que nos espera desp de la vida, y mucho menos si eso que vendrá es mejor o peor que la vida misma, concuerdo más con Epicuro.
Creo que hay mucha gente que desea y toma a "la muerte" como una ( o la única) salida posible ante los males que la afectan, así como también hay personas que la evitan, evitan incluso hablar de ella, porque la ven como algo catastrófico y horrible.
Por mi parte, creo también que lo más beneficioso para una persona, es vivir su propia vida, vivirla día a día, tomando cada día como un posible último día, ya que de esa manera, puede aprovechar al máximo su tiempo aquí. Para mí, lo que vale no es el TIEMPO de vida, sino la CALIDAD, y la intensidad con que se la viva.
Mariel Aguado. Com A

Anónimo dijo...

Yo creo que con respecto a la muerte hay muchísimas posturas y cada cual adopata la suya propia, que puede o no estar influida por una religión o por otra cosa, realmente nadie sabe qué pasa despues de esta vida, digo esta porque nadie sabe si hay otra, si ya venimos de una y vamos a una siguiente, si estamos en una transición o si despues de esta todo se termina. Capaz que tener una propia visión de la vida y de la muerte da la satisfacción necesaria que cada uno necesita para poder seguir viviendo a su modo y esperando lo que uno cree que peude llegar a pasar.Com A

Emi Piedrahita dijo...

Vivir..... morir.... jummmm, el a día a día absorbe de tal forma que sólo se piensa en las necesidades cotidianas sin dar espacio a pensar realmente en que somos, de donde venimos, que hacemos aquí, y por último,hacia donde vamos,ja, es duro y casi alocado pensar de esa forma, pero así es, sólo se piensa en el bienestar del momento y cuando hay angustias, se busca el refugio más próximo, llamese ayuda divina o humana, sólo se busca es estabilizar el rumbo que se lleva y continuar 'viviendo muertos'. Lo que dejaron legado ambos autores tiene veracidad, es cuestión de profundizar en
sus palabras.