viernes, 4 de febrero de 2011

La filosofía como experiencia de pensamiento

KLIMT, Gustav. "La filosofía"
Comenzamos una aventura del pensamiento. Encontrarse por primera vez con la filosofía puede no ser tarea sencilla. No estamos acostumbrados a su pregunta incómoda, que moviliza lo que hasta ese momento teníamos por seguro, ni a un lenguaje que nos interpela a leer de otros modos, a entregarnos a experiencias de lecturas en las cuales lo importante no es comprender la verdad de otros, la verdad de quienes escribieron, sino experimentar de qué modo nos relacionamos con ella. Leer filosofía puede ser una aventura. Porque una experiencia de lectura nos compromete totalmente: no somos los mismos después de atrevernos a nuevos sentidos, a nuevos lenguajes, a nuevas preguntas. Una experiencia de lectura es una experiencia de pensamiento. Por tanto, los invitamos a leer de un modo “impresionista”. Como en la pintura, que con pequeñas pinceladas creaban una obra que no puede ser comprendida a partir de la mirada fija en cada una de ellas, sino que tomando distancia encontramos su sentido; de la misma manera, una lectura impresionista invita a entregarse al vaivén de la lectura, y aunque no se comprenda de primeras, dejar que finalmente el texto nos diga algo, nos interpele, podamos hacerle preguntas.

La filosofía habla otra lengua. Como los niños. Como los otros. Para comprenderla, sólo hay que escucharla. Y tener la paciencia de leer, una y otra vez, sin desesperar. Finalmente, algo nos susurrará. Algún sentido nos despertará. Alguna pregunta, alguna inquietud, alguna incomodidad. Es que no podemos reducir la filosofía a su historia, sus disciplinas, sus etapas, o sus autores. Es un ejercicio, una práctica del pensamiento. Es el trabajo del pensamiento sobre sí mismo. Cada momento de la filosofía es un acontecimiento en el pensamiento, que puede servirnos para pensar nuestro propio presente. Para hacer un diagnóstico de lo que somos. La filosofía es esa práctica del pensamiento que nos invita no a legitimar lo que ya sabemos, sino a saber si es posible pensar distinto de cómo pensamos. Es una puesta en jaque a nuestras seguridades, a las verdades alcanzadas. Es aquella práctica mediante la cual también se crean conceptos para pensar determinados problemas. Por eso se relaciona íntimamente con la pregunta. Con la pregunta infantil: aquella que no teme preguntar, que se abisma en las profundidades del pensamiento, que no pregunta desde un supuesto no saber, sino desde una inquietud ante la existencia y la vida cotidiana. Claro, preguntar, es peligroso. Como cualquier aventura. No sabemos a qué buen puerto nos llevará. No diremos en esta unidad qué es la filosofía. Solamente podemos saber qué es la filosofía teniendo experiencia de ella. Aventurándonos en nuestro pensamiento.

(Como texto introductorio sobre cuál es el origen de la filosofía, pueden leer a Jaspers, cliqueando en la página de este blog Otras Lecturas)



10 comentarios:

Paula dijo...

Cuando era chiquita me gustaba (mas que leer) que me leyeran cuentos, hasta que mi hermana me regalo esto:

"Leer"

Leer es crecer con cada libro
Soñar con cada palabra
Identificarse con algún personaje
Descubrir nuevos lugares
Asombrarse con cada página
Imaginar interminables viajes...
Abrir un mundo,
Correr hasta el final
Comprender que no es el final
Sino el comienzo de nuevos caminos.

Sinceramente al leer este texto me acuerdo de los que nos dieron en la secundaria, y siento como si intentaran vender la filosofia y no me gusta, preferiria que nos dejaran descubrirla sin ponernos ideas previas, que nos dejen "crear nuestros propios conceptos sobre la filosofia". Adios!

Silvana Vignale dijo...

Hola Paula, ¿cuál de los textos te hace sentir que te quieren "vender" la filosofía? ¡Claro que no es la idea! La idea es eso mismo que decís: que lean de modo que descubran cuestiones respecto de sus propios intereses, de sus propias inquietudes. Cualquier texto puede servirnos para eso, pero depende del "modo" de leer que tengamos: podemos leer esperando que nos digan una "verdad", podemos leer esperando que nos convenzan, pero también podemos leer siendo críticos, dejando que el texto nos provoque, podemos hacer una experiencia de lectura.
Saludos!

Paula dijo...

Este que publicaron me hizo acordar. Lo que dice profe es complicado, como estudiantes, por lo menos yo, leo estos textos pensando de antemano que los voy a tener que estudiar, aprender y rendir, son como una verdad que tengo que saber, pero es cierto que no los tengo que encarar asi y esta bueno haberme dado cuenta, asi que Gracias :)

Silvana Vignale dijo...

Claro Paula, no es fácil la propuesta. Como estudiantes, tienen que rendir un examen, y en general acostumbramos a leer diferente si sabemos que estamos siendo evaluados. Es un desafío. Y un viaje!

Flor . dijo...

Creo que la filosofía no puede limitarse a ciertos y determinados conocimientos, como dice de alguna manera el texto. Existen numerosos puntos de vista de una "verdad" puesto que, cada afirmación viene acompañado de un fundamento escondido detrás de las sombras de la subjetividad. La filosofía como experiencia, demuestra que, muchas veces, sin siquiera pensarlo hablamos de filosofía, la vivimos día a día y la incorporamos de a poco. Sin embargo, considero que lleva su tiempo entender que no todo es "filosofar" y que el razonamiento implica un compromiso con nuestros sentidos y capacidades cognitivas al punto de LOGRAR esa difícil tarea de pensar algo no pensado, de concebir algo de una manera totalmente distinta a la tradicional.

Aristóteles dijo en uno de sus libros, que los jóvenes son impulsivos y esperanzados, y que la mayoría de sus errores los comenten porque creen saberlo todo, estando absolutamente seguros de ello, y cayendo en el exceso.
Aún no puedo enteder cómo una persona que vivió en el siglo IV A.C pudo sacar tal conclusión , aún EXACTA (A mi modo de verlo) en la actualidad. Sin embargo, hay algo que me atrapa y me incita a sumergirme en estas nuevas aguas... Aristóteles, como yo, como ustedes, como todos, fue una persona, alguien que investigó sobre numerosas disciplinas, y SE ANIMÓ a sacar sus propias conjeturas a partir del uso del arma más poderosa del ser humano : LA RAZÓN.

Será cuestión de infiltrarse en este mundo que nos llama a ser partícipes, y dejar la huella, aunque no demos el paso.

Silvana Vignale dijo...

Qué bueno, Flor, gracias. Y a los demás qué les parece? Son comentarios interesantes para seguir!!

Carla Frias dijo...

Creo que es verdad que muchas veces se trata de vender las cosas, pero en mi caso no sentí esto. Supongo que es como dice la profe, el modo de leer las cosas, los distintos puntos de vista, las experiencias de cada persona modifican el significado de las distintas lecturas.
A mí me parece que el texto busca motivar para que nos interesemos por la filosofía, y no sólo por los contenidos de la materia que tenemos que aprender para rendir y aprobar la misma.
Creo que es un lindo espacio para poder ampliar contenidos y temas que sean de nuestro interés. Lo veo como un desafío ya que este lugar nos brinda la posibilidad de expresarnos, debatir por escrito tratando de formar nuestros propios argumentos y formas de pensar, y a aprender a expresarse de este modo que muchas veces resulta difícil.
Espero que tenga mucho éxito con el blogs!
Un saludo

alejandra morana dijo...

No considero que un curso de filosofía “te venda” conocimiento. Si vos pensas por vos misma, con criterio propio, si saber analizar y sacar tus propias conclusiones nadie te va a vender nada, o al menos casi nada. Sólo se trata de informarse de lo que piensan los demás como mera ayuda para buscar el propio camino.

Es como si alguien quisiera pintar cuadros. Por supuesto que tiene toda la libertad para hacerlo por su cuenta y aprender a través de su propia experiencia. El tema es que tal vez le lleve años aprender los secretos de la pintura que podría aprenderlos en poco tiempo con sólo abrir un libro de teoría del arte. El secreto no está en que te “vendan” cómo pintar, sino en el estilo que vos lográs después de interiorizar los conocimientos que adquirís ya sea por experiencia o por haberlos leído.
Es más. Creo que cuanto más leas, mayor cantidad de herramientas vas a tener para lograr el fin. Tener una mentalidad abierta significa tratar de conocer todos los puntos de vista. Y el ver las cosas desde otros puntos significa poder analizar el que teníamos. Ver si estábamos equivocados o no.

La influencia no se puede evitar, pero en esa influencia hay mucho de uno. Por algo elegís uno y no otro. Por lo tanto en ese momento en la elección hay algo de vos.

Yo diría que no le tengas miedo a lo que te venden. Preocupate por saber analizar todo lo que te venden
Alejandra Morana

Vicky Garbuio dijo...

Yo no creo que quieran vendernos la filosofía, al contrario por mas qe una parte de la clase me resulte bastante aburrida estoy muy conforme con lo que hacen los profesores, que hayan armado el blog está buenisimo para poder complementar la clase y aclarar eso que nos quedo colgado o no terminamos de entender de la clase. No veo que quieran venderla porque yo lo veo mas por el lado qe nunca me había puesto a pensar lo importante, bueno y productivo que puede llegar a ser que pensemos en aquello que nunca pensamos. Creo que nos sirve hasta para conocernos mejor a nosotros mismos. Tampoco creo que quiera venderla porque como dice Flor nosotros podemos leer y encontrar una ¨verdad¨ y otro encontrar otra y nadie te va a decir qe esta mal o que es mentira eso que vos encontraste, porque la filosofía creo que da el lugar para qe te expreses o encuentres verdades libremente.
Creo que lo que dijo Aristóteles es muy cierto, y como que tengo 18 años afirmo que tiene toda la razon, que su verdad coinside con la mia porque mas de una vez me he topado con paredes por pensar que yo lo se todo y no detenerme a pensar, a RAZONAR !!

Si bien es cierto que nosostros esta materia tenemos que leerla nos interese o no porque tenemos que rendirla, es algo que nos sirve para todas las cosas, desde el primer dia quiero comentar esto y contarles que para mi no era lo mas lindo leer y ahora hasta en el trabajo leo !!
RECIEN HOY PUDE.. POR FIIINN ! Jaja..

Vicky

Agustín Ozcoidi dijo...

A mi me parece, en parte, es contradictorio el hecho de decir: "crear nuestros propios conceptos sobre la filosofía" porque es preciso en primer lugar antes de crear conceptos de filosofía, saber cual es el legado de esta. No podemos vivir la filosofía como algo propio, porque nacemos y vivimos en una época de la vida ya determinada y ya hay una vida de filosofía antes pensada y sentida. y a partir de esto es que hay que poner en practica nuestro pensamiento o como dice el texto "puesta en jaque a nuestras seguridades" y también porque no a la de los demás filósofos.
En realidad no se si la palabra es "vender" yo creo que el texto lo que hace es "promocionar" la filosofía de una manera muy libre, sino se entusiasma a leer la filosofía y si no se aconseja como leerla es como meterse al mar sin saber nadar y no saber que de no estar atentos (críticos) la ola nos puede movilizar mucho más de lo que nosotros pensamos.
Por otro lado tal vez yo no haya comprendido bien. pero estoy de acuerdo con el hecho de que este mundo nos llama a ser participes. Pero considero que debemos ser protagonistas dando pasos firmes, con seguridad y decididos de avanzar, y que después se vera la huella, en realidad después los demás verán nuestras huellas, seguramente no verán todas (como las vemos nosotros) sino las más destacadas y de una forma diferente, por el hecho de que al ser huella puede deformarse. Esto mismo a mi parecer ocurre con los filósofos ellos dan su paso firme y luego nosotros interpretamos sus huellas a nuestro parecer.

Saludos!
Agustín Ozcoidi