sábado, 15 de septiembre de 2018

Cuando algo en el mundo se distorsiona

Amo cuando algo en el mundo se distorsiona: puede ser una voz, puede ser un tamaño, puede ser una modificación del transcurso habitual del tiempo. Es un momento en el que nos toma desprevenida la percepción, siempre tan encorsetada por la razón. Un aire, unos ojos, la presencia de alguien al que dejamos de percibir como una persona. La espacialidad del silencio, a veces. La razón, y no los sueños, producen monstruos.

No hay comentarios: